Confieso que me siento como la canción del corazón sin azucar de mágico mundo de Gun...