Confieso que estoy muriendo por un helado de menta.