Confieso que, odio a mucha gente de mi universidad, los odio muchísimo hasta tal punto de querer golpearlos