Tienes toda la razón que dañan los juegos