Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook
Canal de Youtube
Mostrar Feed RSS

Eurídice's Blog.

Cuando se cierra una puerta, se abre una ventana.

Calificar esta Entrada
Prendés la compu, mirás tus e-mails, los últimos vídeos, jugás, boludeás... pero el sensei que lo hace posible es el sistema operativo, y Windows está instalado en (casi) todas las computadoras; como sea, por las buenas o las magias negras, y no es para menos: tener un standard en el ocio/entretenimiento es una cosa, pero cuando es un standard que nos abre las puertas al trabajo, no se discute. La historia se escribió hace mucho y he aquí un poco de ésta.



Para los 80′s las computadoras hogareñas nos habían satisfizo lo suficiente, al menos para jugar; pero arrancaban la PC’s Compatibles, y las posibilidades lentamente comenzaron a mover el tren del campo profesional. Todo era carito y monocromático, pero claro, eran para trabajar, para hacer algo productivo…


Estas PC’s tenían el corazón programado con el MS-DOS del mister Bill Gates, si lo pronunciaste como el número “2″ estás al horno con papas fritas, era De O Ese. El único medio para manejarlo era con el teclado, con las barras para un lado \\ que no era igual para el otro //, y si hoy podemos sufrir buscando la @ de una compu ajena, imagináte las barras, los asteriscos, los dos puntos, el signo de pregunta...
Sin embargo lo atractivo ya había sido vislumbrado por los ingenieros de Xerox con su sistema de ventanas y manejados desde el mouse, y tanto Bill como Steve Jobs se doblaron las mangas de sus remera, o camisas (?), pusieron buena música y se pusieron a laburar en hacer el mundo así de fácil y lindo, cada uno por su lado, obviamente, compartiendo tecnología tras bambalinas pero mirándose con recelo... Como la mayoría.
En noviembre del ’83 Don Bill presentaba su entorno Windows 1.0, y dos años más tarde se lanzaba la versión 1.01, no servía de mucho porque no podía ejecutar por ejemplo el MS Word del DOS… pero por algo se empieza y pueden probarlo acá!



Demasiado nuevo para ser útil (salvo para Xerox), pero a medida del progreso los costos bajaron, las PC’s eran como rompecabezas, ya se veía en la pantalla tal cual iba a ser impreso (WYSIWYG) ahorrar comenzaba a valer la pena y ser algo accesible. Los microprocesadores Intel 386 revolucionan la posibilidad de manejar varios programas al mismo tiempo con el manejo de memoria (RAM), que justificaba el entorno gráfico donde convivirían todos nuestros programas, y saltar de una tarea a la otra, ¡y por supuesto nuestros jueguitos!
Los 90′s nos encontraron acá con un dólar justo (lindas épocas) y la posibilidad de tener una en casita, junto con el Windows 3 ó 3.1, el primer éxito comercial de la saga y el vídeo de la mano de los CD-ROM.



Con el pasar del tiempo los programas de cualquier índole proliferaron y se distribuían en los CD-Rom, y las partes del aquel rompecabezas que formaban una PC se abría más, los pantallazos azules que nos daba infartos, cuando jugábamos, o no guardábamos algún archivo... (me daban ganas de romper la PC, más cuando dibujaba por horas) producieron una carrera de mejoras, lentas pero mejoras después de todo, que sólo pudo ser ganada con el acceso a Internet en la década siguiente, bendita Internet.


El Windows 95 fue un cambio grande que nos descolocó, por fin reemplazaba al DOS, acordáte D O ESE, como sistema de arranque, y con su botón de Inicio, o simplemente Windows, marcó el camino de la empresa por 17 años. La campaña publicitaria potenciaba el famoso botón con la ayudita de los Rolling Stones y su "Start me up". Nos animamos a la Internet y con el manejo de archivos en 32 bits actualmente los discos rígidos dejaban de tener límites.



El cambio de milenio, no nos dio el fin del mudo pero si nos ofreció un olvidable Win ME integraba mucho mejor Internet y la multimedia, no obstante tenía muchos problemas de compatibilidad con los dispositivos. Afortunadamente duró poco y apareció el Windows XP desterrando por completo el DOS, uniendo la línea de sistemas operativos para servers (Windows NT) y facilitando a todos armar una red doméstica. Ya había olorcito a 64 bits.
La batalla con los parches estaba ganada, menos mal eh, porque accedíamos a Internet diariamente. Lo que podíamos exigirle a una compu estaba previsto, música, vídeos, juegos, trabajos prácticos del cole, okey eso no tanto, etc.. Los pantallazos azules se hicieron menos frecuentes hasta (casi, falta aún..) desaparecer y el XP no era tan exigente con nuestras máquinas, así que funcionaba (y funciona) dignamente en las más viejitas, volaba en las nuevas y se acomodaba a las nuevas y las laptops pequeñas (no así el Windows Vista, que las succionaba como juguito con sorbete)


El valle Californiano fotografiado por Charles O’Rear como escritorio por defecto… algunos años después.



Para volar por fin el XP que llevaba dando batalla por casi una década, Microsoft tenía que preparar algo mejor, luego del fallido Vista (Hasta la Vista Baby, jajaja) y lo fue consiguiendo con el Win 7 para octubre del 2009.


“7″ aprovecha los nuevos microprocesadores de múltiples núcleos (Core) y aparecen las bibliotecas inteligentes, atractivas para el público nuevo y algo desconcertantes para los que quieren tener las cosas ordenadas.



Con un futuro incierto de las computadoras como las conocemos hoy, se rediseña hacia el minimalismo estético y una facilidad de uso para quienes usan sólo touch, en el Windows 8. Para quienes se inician en la informática se encontrarán con un sistema simple como el de un Smartphone (con la tienda de aplicaciones incluida, cool...) y para los que vivimos a la par de cada ventana nueva que se abría, el escritorio de siempre con todos nuestros programas.
Había que mostrar que el nuevo Windows es Hermoso y Rápido…

Enviar "Cuando se cierra una puerta, se abre una ventana." a Google

Categories
Sin Categoría

Comentarios