Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook
Canal de Youtube
Mostrar Feed RSS

Descifrando la vida

Adiós Blake

Calificar esta Entrada
Tenía mucho miedo cuando acabo verano, ya no era una persona trabajando en la universidad, sino que tenía que salir al mundo real a salvar vidas.
Fui adoptada por uno de mis profesores, me llevó a trabajar con él. Pero todo era diferente, ahora tenía que tomar decisiones para tratar a "mis" pacientes (es raro para mi decirlo).

Conocí a Blake hace 5 meses, lo conocí cuando era un cachorro de 2 meses, pesaba 2 kilos, era blanco con una mancha marrón en la cara y una en el torso. Era un perro mestizo muy inquieto, no se dejaba revisar bien, me recuerdo que fue todo un lío darle su primera vacuna (su dueña era muy ansiosa). Regresó después de 21 días para su refuerzo, Blake estaba enorme y se notaba a leguas que era muy inquieto.
La clasica conversación con los dueños:
Dueños: Ay Dra, Blake se come los zapatos, orina por todos lados.
Yo: Esta en etapa de socialización y de enseñanza, ¿tiene su propio espacio?
Dueños: No, da penita.
Yo: Tienen que enseñarle y darle su espacio.
Dueños: Lo intentaremos.

Conforme pasaban las semanas Blake siguió creciendo, estaba hermoso... pero sus dueños cada vez más andaban cansados y aburridos. No se esperaban que fuera un perro grande y travieso. A veces lo veía ansioso, no lo sacaban mucho a pasear (por eso su manera de liberar energía era destrozando lo que encontraba a su paso).

Un día llegaron a hacerle su control mensual y me dieron una noticia: Blake se iba de Lima, se iba a vivir a la provincia. Me dio pena, pregunté el porque y me respondieron: Ya no podemos con él.

Me daba ganas de decirles (y me arrepiento de no haberlo hecho): Una persona antes de adoptar a una mascota tiene que tener en cuenta de que estas haciendo un lazo importante, es como un hijo o hermano al cual debes cuidar y querer. No es un objeto que puedes botar porque ya no te gusta o porque no lo educaste bien.

Blake regresó al mes, lleno de pulgas y una que otra garrapata.... y más arisco. El lugar donde lo habían dejado lo regresaron. Las personas que lo habían adoptado en provincia eran ancianos y no podían dominarlo.

Así pasaron las semanas y meses, viendo a Blake cuando lo traían a baño o a desparasitar.... hasta que volvió a desaparecer...hasta este domingo.

Sus dueñas lo trajeron cargando (pesaba 17 kilos), pero algo raro tenía, no era el mismo inquieto. Las dueñas lo habían dejado con un señor "para que lo cuide" porque tenía un espacio abierto. El señor había llamado a sus dueñas diciendo que Blake fue mordido. Así que ellas lo trajeron a la veterinaria.

Me hubiera gustado que sea una simple mordida, pero cuando lo ví, estaba ido, desconocía el ambiente, no caminaba... se orinaba. Mi corazón latió rápido pues no quería confirmar mi diagnostico: Blake tenía una lesión en columna... Verlo así me dio impotencia, no podía hacer mucho en ese momento. Sólo podía aplacar su dolor y mantenerlo tranquilo. Las dueñas lloraban, pero no me conmovían (seré un monstruo?) me conmovía Blake, ese perro que conocí de cachorro, inquieto, que ahora yacía en mi mesa. El lunes le tomaron su placa, el diagnostico no estaba mal, tenía una fractura en columna. Tenía chance con una cirugía traumatológica, los dueños estaban dispuestos a pagarla, pero al explicarles lo que vendría después de la cirugía (cuidados, medicinas, fisioterapia), decidieron dormirlo.

Blake se fue al cielo a los 8 meses con el recuerdo de que los humanos que lo tuvieron sólo lo quisieron cuando era pequeño. Adios Blake, fuiste el primer paciente que tuve y el primero en decirle adios.

Enviar "Adiós Blake" a Google

Categories
Sin Categoría

Comentarios

  1. Avatar de Jermajo97
    Conmovedor la verdad, el tener un cachorro es una responsabilidad muy grande, es como un bebe requiere cariños que lo saques a pasear, que lo quieras, y que el realmente se sienta cómodo y bien con la familia misma. Yo tengo a Shiro (nombre japones: blanco) es un shar pei de apenas 3 meses, además esta decir que tengo a Luna y a Cieguin (Nombre que le puso mi hermano, por nacer ciego, con una cirugia esta viviendo lo mas bien) lo amo a los 3 como si fuera el ultimo dia, siempre al llegar a la escuela me miran y esperan esa caricia de todos los dias, el amor, el afecto.
    Al tener estos perros, es decir, mis mejores amigos, mi familia, me di cuenta que mi pasión es ayudar a los perros y/o animales en la calle o peligro de extinción, en 1 año y pocos meses empezare la carrera de veterinario, quiero hacer lo mejor para ellos, pondre un criadero con la plata que estoy ahorrando; es mucha por ahora.
    La verdad encontrar a otras personas con el mismo sentido o proposito de la vida a nuestros animales o mascotas me llena de alegría que sean HUMANOS. No entiendo como hay personas, que no encuentran el verdadero amor al animal, no lo se ni lo podré saber.
    Adiós Blake, no tuviste mucho tiempo de vida, falleciste de cachorro. Al decir verdad, tu no tienes la culpa mahoromatic; solo simplemente Blake tuvo dueños que no lo supieron cuidar no tuvo a nadie que lo amará. Al último tiempo los dueños se dieron cuenta de lo que sucedía, pero ya era tarde.
    Cuando el perro de mi hermano Cieguin, nació asi, yo no dude en agarrar y pagar por la cirugía. Los perros mios viven felices, los saco a pasear siempre, al aire libre, los suelto y no se van porque saben que tienen a alguien que los ama y los proteje.

    Saludos,
    Jermajo97
  2. Avatar de Trocoman
    Yo te apoyo Jermajo97, tener una mascota requier de una gran responsabilidad, debes habrirte un gran espacio en tu agenda hogareña, sino le das esos mismos cuidados, el cariño que requiere, lo paseas, alimentas, etc, se podria escapar entristecerse o morir!!!
    así se habla de manera universal (cualquier mascota), desde perros y gatos hasta caballos aves etc
    un saludo de Trocoman, hasta luego
  3. Avatar de mahoromatic
    Tener una mascota es una responsabilidad, antes de tenerla todos deberían pensar en el futuro. Un perro puede vivir hasta 15 años (he visto perros de 18 años también), creo que la mayoría se emociona cuando tienen el cachorro y conforme van creciendo pierden el interes.
    Escribí esta entrada de blog como una anecdota que me pasó.
    Gracias por los comentarios :) y me alegro mucho de tener a un futuro colega que le gustan los amigos peludos :)